Fluir

Instalación interactiva





La obra es una instalación interactiva, la cual se activa cuando un espectador coloca su dedo sobre un lector de huellas digitales que se encuentra debajo de un monitor.

Al presionar el dedo sobre el lector, un sistema diseñado a d hoc, que se encuentra funcionando dentro del objeto lector, realiza el escaneo y muestra en pantalla la fusión entre la huella digital y el video de una cascada.

La huella dactilar es una parte de nuestro cuerpo que nos identifica como únicos y diferentes de los demás seres humanos. Es importante aclarar que la misma no se modifica con el tiempo. Es decir que nacemos y morimos con la misma huella dactilar.

El agua de la cascada fluye sin parar y con su movimiento limpia y purifica lo que encuentra a su paso.
La huella y el agua son los activadores específicos. Una pieza cuyo simbolismo nos trae al presente la idea de arte como medio de sanación.



2017, Montaje en el Centro Cultural Kirchner