Ojo, mi cielo

2017, Instalación


La obra Ojo, mi cielo fue realizada en el 2017 en una ex celda en el Espacio de Arte Contemporáneo de Montevideo, lo que antiguamente era la cárcel de migueletes. Esta consiste en un estudio minucioso del color del cielo a través de una cámara y un sistema de computadora diseñado para obtener el tono del cielo segundo a segundo.

Este proyecto está pensado en relación a la situación que viven a diario las personas privadas de su libertad, para quienes el cielo ya no es algo que pasa desapercibido. Muy por el contrario, el cielo pasa a simbolizar todo aquello de lo que están privados. Mirarlo para una persona que no puede moverse libremente implica una acción de resignación pero a la vez de resistencia, de humanidad y de espera por algo mejor.